Duro supedita el futuro del taller de Barros a un acuerdo con la plantilla sobre el ajuste

Publicado en por geluty

2011-02-01 IMG 2011-01-25 01.41.26 5879573

Gijón / Langreo,

M. A. / M. Á. G.

La dirección del Grupo Duro Felguera supedita el futuro de Felguera Construcciones Mecánicas a la consecución de un acuerdo negociado sobre el plan de ajuste presentado por la empresa. «Nuestra propuesta es la única que puede dar continuidad al taller de Barros; si no, está en entredicho. Otra solución sería más traumática», manifestaron ayer fuentes de la compañía, que pretende recortar la plantilla de los aproximadamente 150 operarios actuales a 60.

La situación de estas instalaciones industriales de Langreo se encuentra en un punto muerto, después de que la Dirección General de Trabajo del Principado rechazase, el pasado viernes, el plan presentado por Duro, al considerar que carecía de una propuesta social. Una decisión que no es comprendida desde la empresa y que califica de «sorprendente»: «Qué más plan social puede haber que el hecho de que no se produzcan despidos. Es inherente a nuestra propuesta; la alternativa es buscar una solución no traumática o traumática».                                                 

                                                                                                       Vuelta a la fábrica. Los operarios de Barros volvieron ayer a desarrollar su actividad con normalidad tras las movilizaciones de los últimos días.  fernando rodríguez


Duro estudia recurrir, en el plazo de un mes, la decisión de Trabajo, que dispondría de otros treinta días para darle una contestación. El ajuste del taller del Barros se plantea ahora porque, según la dirección de Duro, la compañía tiene recursos para «invertir en él 10 millones de euros» y antes de que las próximas reformas laborales y de pensiones «endurezcan o imposibiliten» algunas medidas como las prejubilaciones o los retiros que ofrece.

La negociación entre el comité y la empresa encalló, antes de la resolución de Trabajo, en el traslado de 18 trabajadores a otras filiales. Los sindicatos temen que se les envíe a terceros países donde Duro Felguera desarrolla sus proyectos y abogan por una recolocación en Asturias. Esta posibilidad es considerada «muy improbable» por la empresa, con el argumento de que el 90 por ciento de nuestro trabajo está fuera de la región. Además, se les dan dos oportunidades distintas para su traslado».

La última propuesta de la empresa, junto a esos 18 traslados, incluía, según fuentes de la compañía 35 prejubilaciones, la tramitación de nueve pensiones de incapacidad permanente y la incorporación a otras filiales de 22 operarios que vengan desarrollando sus labor en esas empresas.

Duro explicó ayer que mantiene abierta «la vía de la negociación» en su determinación «por mantener activo el taller de Barros con 60 personas trabajando», a pesar de que es una instalación «con pérdidas» que desde 1990 acumula unos números rojos de 77 millones. El pasado ejercicio, según los datos del grupo, las pérdidas ascendieron a 4,7 millones de euros. Además, los costes del taller de Barros son «el doble que del resto de Asturias, con un absentismo del 11 por ciento, frente al 6% de la media regional», según la dirección de la empresa. Esta contabilidad negativa lleva a Duro a considerar a Felguera Construcciones Mecánicas como una instalación «prescindible, que ni es estratégica ni necesaria, pero estamos dispuestos a mantenerla».

Mientras se tendía la mano a la negociación, ayer se produjo un nuevo desencuentro entre los representantes de la plantilla de Felguera Construcciones Mecánicas y la dirección de la empresa. Tras una breve reunión, la plantilla acusó a Duro Felguera de pretender «abandonar al taller de Barros a su suerte» y «conducirlo a la quiebra» después de que Trabajo rechazara el plan de ajuste. En concreto, Duro, según explicó el secretario del comité de empresa, Pablo Barroso, quiere desvincular al taller de Barros, a efectos prácticos de gestión, del resto del grupo con lo que debería subsistir por sus propios medios. «Es algo increíble porque todas las filiales están conectadas. No han dicho que pedirían un crédito, aunque es improbable que se lo concedan». Esta situación podría derivar en impagos a proveedores y trabajadores.

Además, Barroso denunció que la compañía pretende negociar las bajas individualmente con los trabajadores y cargar sobre los salarios de la plantilla los desperfectos ocasionados en el tejado de la factoría en los enfrentamientos con la Policía, que fueron causados, según los trabajadores, por el lanzamiento de «material incendiario, parecido a bengalas» por parte de los agentes.

Fuentes:La nueva españa

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post